Masaje, una reconexión al alma al tacto

El masaje es un gesto simple y natural que permite una mejor conexión con el cuerpo y el alma. Es sin duda la mejor forma de mejorar el bienestar y la relajación, de forma rápida y sostenible.

Breve historia del masaje.

La palabra masaje apareció en el idioma francés solo en el siglo XIX. Proviene de la palabra árabe “masah“, que significa “caricia de la mano“, “tacto suave” y “amasar”.

En Europa, durante la Edad Media, los masajes eran desconocidos, ¡o incluso prohibidos durante ciertos períodos!

Desde 1968, se hicieron más utilizados por el placer, y a partir de la década de 1980, el uso terapéutico aparecio.

El masaje ha estado mucho más extendido en Asia, pero actualmente está atrayendo a más y más occidentales, que buscan formas de reducir su estrés y aspirar a una vida más plena.

Los diferentes masajes

Distingamos el automasaje (hacer un masaje a si mismo) del masaje realizado por una otra persona.

El masaje se puede practicar vestido, como para el masaje tailandés, o directamente sobre la piel desnuda como para el masaje con aceite.

El masaje puede ser completo, es decir, practicado en todo el cuerpo o localizado en ciertas áreas, como la reflexología.

Se puede realizar con accesorios de masaje, y / o con las manos, codos, pies, etc.

Los beneficios del masaje son tan diversos como la variedad de masajes ofrecidos.

El masaje es a menudo sinónimo de placer y dulzura. Nos conecta a nuestro cuerpo, pero también a nuestra Alma, y nos empuja a desarrollar relaciones de confianza con otra persona asi como el universo.

Como regla general, el masaje mejora la circulación, relaja los músculos, acelera la eliminación de desechos a través del drenaje linfático, facilita la digestión y el sueño reparador.

Aumenta la energía, la fuerza de voluntad y la alegría de vivir. Se dirige tanto al bienestar físico como mental ya que los dos están íntimamente relacionados.

El masaje promueve la secreción de oxitocina y endorfinas, las famosas hormonas del bienestar con efectos eufóricos y analgésicos.

Contra-indicaciones

Sin embargo, tenga cuidado con las contraindicaciones, como enfermedades degenerativas, lesiones o fracturas recientes, problemas cardíacos, inflamación, etc. Las mujeres embarazadas tampoco deben recibir masajes inadecuados. En caso de duda, busque ayuda médica.