Los comienzos de Arasia-Shop


Descubre la historia temprana de Arasia-Shop

¡ Todo comenzó en 2005, durante mi primer viaje a Asia, me enamoré de Tailandia !

Este país también es conocido como “el país de la sonrisa” y no era en ese momento una metáfora. Víctima de su éxito turístico, las cosas han cambiado un poco desde esos tiempos…

Así que fui seducida por la belleza y la diversidad de los paisajes y por la cálida bienvenida de los habitantes. De allí nació mi pasión por la cultura asiática, la delicadeza de su artesanía, la amabilidad y la sabiduría espiritual de su gente, así como su increíble riqueza culinaria, sus platos picantes y sabrosos …

¡ Rápidamente quise crear un sitio web para compartir todo esto con usted !

Después de varios meses en Tailandia, con Jérôme el cocreador de Arasia, continuamos nuestra aventura en Camboya.

Después de una increíble excursión en autobús, visitamos las suntuosas ruinas de Angkor, luego la capital, Phnom Penh, el balneario Sihanoukville, y “Rabbit Island”, una isla tranquila sin civilización, sin caminos, sin medios de comunicación, cerca de la frontera vietnamita.

Camboya es un país muy pobre, con una historia reciente violenta, que nos ha conmovido profundamente.

Durante nuestro segundo viaje a Asia en 2008 aterrizamos en Yakarta, la capital de Indonesia, donde tuvimos un ciclón impresionante, después de lo cual la ciudad se inundó en gran medida durante varios días.

Luego fuimos a Bali, “La isla de los dioses”. Tuve mi segundo flechazo en esta isla llena de encanto, tradición y espiritualidad.

Después de visitar la moderna Kuala Lumpur, y cruzar el norte de Malasia en autobús para volver en Tailandia, nos dirigimos al sur de la India con Chennai, Pondicherry y Auroville, luego Maballipuram, Cochin y Goa. ¡Descubrí una nueva pasión en India, un país fascinante y refinado, con millones de dioses y facetas !

¡Es bastante natural que se nos ocurrio la idea de crear un sitio web que ofrezca artículos de estos países! Ahora Jerome ha dejado Arasia y continúo manejando la tienda con tanto placer como al principio. Me da la oportunidad de viajar mientras trabajo, visitar lugares fuera de los circuitos turísticos, y combinar lo útil con lo agradable.